La proteína magra ayuda a recuperar el cuerpo luego del esfuerzo físico

Autor: 
Redacción

Las personas que realizan la Romería, deben tener una buena alimentación para evitar que las molestias causadas por la larga y extenuante caminata le pasen la factura. Por esto, se recomienda que además de alimentarse adecuadamente antes y durante, al concluirla, consuma preparaciones que le aporten al organismo proteína y carbohidratos para recuperar el desgaste físico.

Posterior a la caminata realizada, es importante consumir alimentos que nos aporten proteína de buena calidad como el atún Calvo para la recuperación de la masa muscular y carbohidratos complejos para recobrar la energía gastada. Asimismo, es fundamental hidratarse adecuadamente, con agua o bebidas con electrolitos y evitar el consumo de gaseosas antes, durante y después de la Romería.

Para Valeria Collado, nutricionista de Alimentos Calvo y Clínica Nutrirte, es importante que, dentro de los 30 minutos posteriores a la llegada, las personas consuman una preparación rica en proteína magra, por ejemplo: un sándwich de pan integral con atún en agua y aguacate o un pan pita integral con atún y vegetales, con el fin de realizar una apropiada recuperación del organismo e iniciar con la rehidratación. Se deben evitar alimentos procesados, altos en grasas saturadas y bebidas gaseosas para evitar complicaciones como cólicos o malestar gastrointestinal.

“Todos los que hacen la Romería deben de tomar en cuenta que la preparación nutricional debe iniciarse días anteriores y extenderla hasta el día después, para prevenir malestares como calambres, fatiga, dolores musculares o deshidratación. Debemos tomar suficiente agua (al menos 2 litros por día) y siempre llevar una bebida hidratante. Además, debemos realizar una comida antes de iniciar la caminata, es importante escoger alimentos que en porciones pequeñas nos aporten suficiente cantidad de carbohidratos, grasa saludable y proteína”, comentó Collado. 

Al día siguiente de la romería se debe retomar una alimentación balanceada con al menos 5 tiempos de comida en porciones pequeñas, sin abusar en el consumo de carbohidratos. Es preferible consumir carnes magras como el atún en agua, harinas integrales y continuar con la hidratación.

Según Collado, los 5 principales beneficios que obtendremos teniendo una alimentación adecuada previo, durante y posterior a la Romería son: 

  1. Conseguir la energía para un óptimo rendimiento físico durante la actividad y evitar la fatiga.
  2. Evitar complicaciones gastrointestinales como cólicos.
  3. Tener una adecuada recuperación de nuestro cuerpo.
  4. Evitar molestias posteriores como calambres musculares.
  5. Prevenir problemas de salud por inadecuada alimentación o deshidratación como golpes de calor.

Facebook Comments Box