Llegan las fiestas y así es cómo podés combinar la comida con bebidas espirituosas

Autor: 
Melvin Molina

Es inevitable: Llegó la temporada navideña. Pueda ser que usted sea como yo un fan de la Navidad o que por el contrario la deteste. En cualquier caso en la familia, trabajo y entre amigos inicia una de las épocas con excusa perfecta para comer y desde luego tomarnos una que otra bebida espirituosa.

Por eso El Sartén Caliente quiere darle tips para que desde ya esté preparado para que brille más que la estrella del arbolito.

Empecemos por una delicia que cobra fuerzas en esta época: El tamal de cerdo.

Normalmente podríamos pensar que la única forma de acompañar esta delicia es con un café y mejor si es negro. Pero nada más falso.

Un tamal puede acompañarse por ejemplo de un vino y no es broma. Un vino rosado que se deben servir entre los 5 y 7 grados. Va muy bien porque su sabor combina con la masa de maíz y la forma de preparar los ingredientes que le acompañan.

¿Muy sofisticado? Bueno, entonces este sartenista te recomienda una birra.

Mi buen amigo y chef Wilkie Rodríguez nos recomienda una cerveza tipo Golden Ale, que es muy flexible con productos elaborados a base de maiz, y la astringencia de la cerveza no opaca el tamal.

Chancho

Un clásico de clásicos, la pierna de cerdo al horno. Dicen los expertos que en estos casos suele ser casi más importante conocer cuál la salsa es que acompaña al cerdo, para elegir el vino adecuado.

En términos muy generales el vino para un buen trozo de cerdo al horno podría ser uno blanco o un tinto delicado. Desde luego que hay muchos tipos, por eso podríamos ser aún más claros y recomendar un vino blanco Chardonnay para cuando hay una salsa con notas dulces como manzana, por ejemplo.

Este vino blanco tiene una ligera acidez y al mismo tiempo es un vino fresco, que combinan con las notas dulces y la carne.

Ahora bien, que ese cerdo bien podría tener una preparación sin salsa y apostarle más a las especias, al ajo, etc. En ese caso un tinto Pinot Noir, que se caracteriza por tener aromas a frutos rojos como las fracbuesas, moras, cerezas, etc. 

Tienen además pocos taninos, que no es más que una sustancia que hace que los vinos tengan cierta aspereza (muy apreciada según la circunstancia), que en este caso permite disfrutar muy bien las características del vino y la carne.

Y si de birra se trata, la recomendación del experto es una Scottish Ale, una cerveza con notas de caramelo maltoso y una sensación de ahumado en algunos casos.  Tiene un bajo nivel de lúpulo o lo que es igual de amargor. Esa mezcla permite que combine muy bien con el cerdo.

Un pajarote

El pavo no necesariamente es de lo más tradicional, no obstante, no podemos negar que gana protagonismo conforme pasan los años.

Si no me creen presten atención para que vean que en pocos días verán anuncios de restaurantes haciendo cenas de Día de Acción de Gracias.

También en Navidad son cada vez más los hogares y empresas donde se prepara uno de estos enormes pájaros para un momento especial.

Si lo desea acompañar de un vino es importante pensar cómo se prepara. Posiblemente sea al estilo estadounidense que lleva un relleno más bien dulce, como con cranberrys, entonces hay dos posibilidades (seguro hay más, pero estas son las que yo conozco).

Una es un Merlot, esa cepa tan mundialmente reconocida. Lo ideal es buscar un vino joven, qué significa, que no tenga más de cuatro años de embotellado. Al beberlo se nota una ligera acidez, aroma a frutillas negras y rojas.

Un rosado podría ser otra forma de acompañar a este tipo de ave preparada al horno, como alternativa para quien definitivamente no quiere un vino tinto.

¿Birras para el pavo?. Desde luego que sí.   Una lagger, ligera, algo amargo, pero que no altera el sabor del pavo y resalta el sabor de la carne. Por ejemplo una Imperial.

Como todo en el mundo gastronómico, nada es definitivo, solo queremos ofrecerle una propuesta que de pronto podría resultarle oportuna para el fin de año.

 

 

Provecho

 

Facebook Comments Box