Sophia Rodríguez: Una chef llena de “bendiciones y una enorme suerte”

Autor: 
Melvin Molina / melvin@elsartencaliente.com

Con 25 años muchos profesionales apenas comienzan a hacer sus primeras armas, a descubrir el mundo laboral y a plantar las semillas de sus sueños para el futuro.

Pero ese definitivamente no es el caso de la chef Sophia Rodríguez. Antes de cumplir los 26 años ella ya contaba con su propia empresa gastronómica (La Buena Cuchara), es invitada regular al programa Buen Día de Canal 7, estudió publicidad y una maestría en administración de negocios y abrió en sociedad su primer cafetería Kahli Café.

Y eso parece ser solo el principio, porque cuando se habla con ella sus ojos brillan y habla de establecer franquicias con la marca Kahli Café y de seguro muchas otras ideas que dan vuelta en su cabeza.

Esta joven de ojos claros y verbo fluido descubrió el amor por la cocina desde niña. Su madre Flory Mata con programa culinario TV Cocina en Canal 4 fue una influencia, pero también ella tuvo iniciativa propia.

“Desde los 11 años recuerdo que si comprábamos algo y en la etiqueta traía una receta entonces yo la hacía por mi cuenta. Claro que mi mamá fue una influencia, incluso tuvo una escuela de cocina por lo que crecí entre clases pero luego ella decidió ir a vivir fuera del país y lo mío era una pasión que continuó”, recordó la chef.

Pese a su claro gusto por la gastronomía, ella ingresó a la Universidad de Costa Rica donde se graduó como publicista, algo que le gusta mucho. Entonces aparece una pregunta válida ¿Cómo regresó a la cocina?

“A mitad de carrera nos invitaron a la grabación del programa de Óscar Castro La Vaina es Así, lo que vi me encantó entonces me matriculé en su escuela O´Sullivan Culinary. Un tiempo después siendo alumna le dije a Óscar que el programa tenía algunos ‘dedazos’ y le ofrecí corregirlos y de a poco me involucré hasta que terminé siendo la productora del programa”, dijo Rodríguez.

En el camino la joven sacó partido a su conocimiento. Comenzó a dar clases de cocina en la escuela de Castro, fundó La Buena Cuchara (2010), una empresa culinaria que prepara productos culinarios por encargo, como pastelería creativa.

En la pantalla chica

La oportunidad de dar el paso a la televisión fue sorpresivo para esta emprendedora. Un compañero que trabajaba en Canal 7 le preguntó si ella sabía preparar una bebida, ella le dijo que sí y lo que pensó que era un favor para alguien que necesitaba elaborar un coctel para un evento social era en realidad la oportunidad para aparecer frente a las cámaras.

“Al principio tuve algo de nervios, pero también ahí es cuando uno descubre que la preparación profesional que tuve en O´Sullivan vale y que uno tiene con qué defenderse. Fue una mezcla de preparación con mi personalidad”, reconoció.

Su trabajo como invitada al programa Buen Día le permite compartir su talento con miles de televidentes interesados en la cocina, pero también incluye retos para ella.

Uno de los más importantes es convencer a las amas de casa que a una corta edad se puede tener la experiencia y preparación para darles propuestas que las pueden sorprender.

En este corto pero intenso camino ella sigue aprendiendo, conoce a diario el esfuerzo físico y emocional.

“En gastronomía el gremio es muy competitivo, existen serruchadas de piso y tal vez por la corta edad te tratan como a una carajilla y te menosprecian. Por eso uno debe demostrar preparación, encontrar al equipo ideal y dar lo mejor”, mencionó la propietaria de La Buena Cuchara.  

Esa filosofía es la que pone en práctica en la cafetería Kahli Café, negocio que inauguró en sociedad junto a Juan Ramón Alvarado (propietario de la marca de café fino Brumas del Zurquí, quien le ofreció a la joven la oportunidad), en diciembre en, San Isidro de Heredia. La experiencia resultó muy buena, con días en que los clientes deben incluso esperar algunos minutos por una mesa, pero como en todo con sus retos.

Esto sin duda es solo el comienzo, no es de extrañar verla en nuevos proyectos muy pronto.

“He tenido la enorme suerte y bendición de que las cosas se me han puesto en el camino. Todo ha sido circunstancial pero hay que estar preparados; llegué a O´Sullivan porque me llevaron a un programa por casualidad. Me ofrecí a hacer una corrección y me quedé trabajando ahí, también conocí a mi socio de Kahli Café por otro trabajo que tuve.

”Pero si uno se limita a pensar en pequeñito, te vas a quedar en pequeñito, entras en un punto de confort y nadie te mueve. Hay que pensar en grande”, finalizó.

 

Kahli Café

Dirección: Carretera entre Heredia y San Isidro de Heredia, en el Servicentro Ecológico Labrador, en San Francisco de San Isidro de Heredia, frente a las torres de Faro del Caribe.(También aparecen en Waze como Kahli Café)

Horario: De martes a domingo de 9 a. m. a 7 p. m.

Teléfono: 4031-2375

 

 

 

 

 

Facebook Comments Box