Tres postres de chocolate blanco que tenés que probar pronto (o nuevas formas de morir de placer con chocolate blanco)

Autor: 
Melvin Molina melvin@elsartencaliente.com

 

El chocolate blanco me ha gustado desde siempre, desde la primera vez que lo probé. Su sabor siempre lo asocio a una cremocidad muy agradable en la boca combinado con un nivel de dulce que me encanta.

 

La mayor cantidad de veces lo he comido en forma de tableta, en otras pocas como parte de un pastel. 

 

Sin embargo, estaba seguro que el chocolate blanco tiene mucho más para dar y sorprender.

 

Por eso me resultó super oportuno conocer a Mónica Phillips, chef pastelera y emprendedora de Crème Caramel. A ella le pedí, casi como un reto, que me mostrara tres postres que incorporen en su elaboración chocolate blanco; aceptó gustosa y entusiasmada.

 

 

De ella debo decir que es de las personas a quienes se le desborda la pasión por lo que hace. Mónica define a Créme Caramel como una pastelería francesa clásica con una apertura para innovar. Eso se nota al ver desde el cristal cómo dan forma a cada postre en un lugar que parece un laboratorio de sabores.

 

Lo segundo que resalta de su trabajo es la belleza visual de sus creaciones. Son postres que sencillamente todos le dan un like en Instagram por lo bien que se ven. Lo mejor, saben aún mucho más ricos de lo que nos hace imaginar su estética.

 

La primero que disfrutamos fue una generosa porción de macarons. Ese delicioso postre que nació en Italia y se perfeccionó en Francia es, por decirlo en palabras de un desconocedor como el que escribe, unas galletas que se elaboran con clara de huevo y harina de almendras.

 

En esta delicia de Créme Caramel el chocolate blanco se incluye en el ganache o crema espesa con que se rellenan estos macarons. Este relleno se elabora mezclando el chocolate blanco e infusionándolo con te de rosas y lichi.

 

La textura firme de la galleta, pero que parece deshacerse mágicamente en la boca, se combinó a las mil maravillas con ese relleno. Es como si su único propósito en la vida es combinarse.

 

Con tan buen inicio, el futuro parecía muy esperanzador. Fue así como yo ni lerdo ni perezoso le entré a la segunda creación con chocolate blanco: Un mousse de frutos rojos.

 

El rojo intenso exterior nos cautiva el sentido de la vista y nos prepara para lo que viene. En el interior este mouse o espuma a base de chocolate blanco se combina con unas deliciosas frambuesas nacionales. Se remata con una salsa de arándanos, frambuesas y fresas.

 

El resultado es magistral. Un postre de una delicadeza en el paladar, usted siente el dulce de cada ingrediente jugando en la boca, sin que alguno se robe el protagonismo absoluto.

 

La textura es en realidad una caricia en el paladar y tengo que decirlo, uno se olvida de dietas o mesura porque sinceramente dan ganas de comerse unos dos o cuatro más.

 

El cierre estuvo a cargo de otra obra de arte hecha postre como lo es el Capuchino de Créme Caramel. La pastelera lo describe como un postre intenso con texturas distintas y grados de intensidad diferentes, sí y todo en un mismo plato.

 

En su elaboración se usa como base una esponja de avellanas tostadas y luego llegan los secretos de la chef para combinar el chocolate blanco y hacer un mousse con infusión de granos de café espresso, crema de café y creme brulée 

 

Cada detalle llama la atención, desde su color intenso, hasta su decoración con oro comestible.

 

Tras una tarde maravillosa con Patricia Phillips y sus creaciones de Créme Caramel, me quedó más que claro lo polifacético que es el chocolate blanco. Por eso es que ella sencillamente disfruta trabajar con este producto.

 

La chef agregó: “El chocolate blanco me gusta por lo versátil que es. Lo ves desde las decoraciones, crear los colores que yo quiera, hasta la elaboración de cremas, mousse o ganache; mientras uno use chocolate de calidad puede crear cosas deliciosas”

 

No me quiero despedir sin antes recomendarles que visiten Créme Caramel, un lugar acogedor en Escazú. Donde acompañados de un té o un café pueden elegir entre una variedad amplia de postres elaborados con productos frescos, locales en muchos casos, a los que es difícil negarse.

 

Ellos se encuentran contiguo al Novillo Alegre, en Plaza Maynard, y abren de martes a sábado de 10 a. m. a 7 p. m. y domingos de 10 a. m. a 5 p.m. Teléfono 4702-0784.

 

 

 

Facebook Comments Box