Sabor mediterráneo: La fideuá de Casa Tomatito

Autor: 
Melvin Molina

Les cuento una historia corta. Dicen que hace unos 100 años, en un barco de pescadores, el capitán disfrutaba tanto del arroz con mariscos que preparaba el cocinero que comía tanto que les dejaba poco a los marineros.

Por eso, según el mito español, el cocinero y su ayudante organizaron un plan: cambiar el arroz por fideos. De esa forma de seguro que el capitán comilón se serviría menos ración y sus pescadores finalmente podrían comer lo que correspondía.

Al final ocurrió lo contrario. Al capitán comilón le encantó tanto que comía más. Lo bueno de esta historia es que nació otro de los platos tradicionales españoles, especialmente de Valencia: La fideuá.

Sin que nadie se ofenda es como una paella, solo que reemplazan el arroz con pasta. La popular es la de mariscos, sin embargo, existen con muchas otras combinaciones como carnes rojas, pollo y las de vegetales.

La historia anterior para contarles que días atrás mi esposa me llevó a conocer un lugar con un nombre curioso: Casa Tomatito.

Está en Lindora, es un espacio agradable. Cuenta con una zona de mesas en el interior, donde hay aire acondicionado. En el exterior hay mesas para quienes disfrutan comer al aire libre con ese clima veraniego de la zona oeste.

Yo conocía la fideuá solo de nombre, por eso me pareció un excelente día para probarlo. Además, como siempre una entrada va bien, pensé que unas papas bravas eran la alternativa ideal en un lugar de cocina española y mediterránea.

Como nunca antes había probado el plato, no podría decir si es bueno acorde a cómo debe saber una fideuá, solo les contaré qué me pareció.

Me llamó la atención que vinieran coronado con un toque del delicioso alioli de la casa. Luego, buscando en Internet descubrí que es lo usual, o bien con limón.

En efecto eran cremosos, como prometía la carta. Incluía camarones, mejillones, calamares y estaban decorados con perejil en todo el plato.

El sabor de los mariscos era bueno, apetitoso. La porción era generosa y por ¢6.200 me pareció una buena relación precio-producto-experiencia.

Las papas o patatas bravas (tapa ¢2.400) no decepcionaron, bien cocidas, no sobre cocidas. Insistiré en que el alioli de Casa Tomatito merece un premio, y la salsa brava estaba no tan brava. Imagino que busca ser del gusto de la mayoría de comensales.

Volveré porque el sabor me agradó, la atención fue buena sin ser insistente o excesiva y porque le tengo curiosidad al sabor de su lomo de bacalao con pisto. 

Están ubicados en Plaza Futura, Lindora, Santa Ana. Abren de martes a domingo a partir del mediodía. Teléfono 2203-7020.

En esta visita mi esposa probó montaditos de jamón serrano.

Facebook Comments Box