Te sorprenderá los sabores que te perderías si no lees esta nota de El Callejón

Autor: 
Melvin Molina (melvin@elsartencaliente.com)

 

Hay lugares que cuando uno los descubre desea compartirlo con otros, sabe que está ante algo que se disfruta y que posiblemente otros también lo harán.

Eso me pasó con El Callejón, una de las propuestas de un multicentro gastronómico conocido como El Jardín de Lolita, en barrio Escalante.

Lo conocí gracias a un trabajo como fotógrafo, uno de sus socios Carlos Solís, un cocinero creativo, algo obsesivo y que le gusta mezclar lo mejor de los sabores de distintos rincones del país y del mundo.

El concepto del lugar es una especie de mercado donde se puede comprar comidas en diferentes restaurantes-puestos y se come en áreas compartidas.

El Callejón, a criterio de este que escribe, es algo así como una cocina rápida fusión. Lo de rápido sin que sea sinónimo de mala calidad o poco saludable; es así porque tienen que estar en un tiempo corto prudencial.

En cuando a lo de fusión esto porque de pronto uno se encuentra unos trozos de pollo en un salsa con claros tintes asiáticos pero, que remata con algunas notas caribeñas.

Tríos buenos

Por ejemplo, si alguien va y desea algo que sea una forma de comer con una bebida algo para compartir o picar hay un trío que cualquiera disfrutará: Hummus con auténtico aceite de oliva extra virgen y ajo rotizado, guacamole y champiñones salteados que se cocinan con una serie de ingredientes cuya receta secreta del chef le dan ese estilo asiático wow!

Estos vienen con pan artesanal de verdad y uno se puede hacer un montadito, o una tostada. O bueno, si usted no quiere compartir el trío, se lo puede comer solito y será una maravillosa experiencia.

Desde las aguas

Hay unas opciones que proceden del mar y que sin duda son ese excelente plato para salir con la panza llena y el corazón contento.

El pulpo es como un rock star para mi, este fruto del mar preparado por Carlos y su equipo de cocina está cocinado en un punto en que no es ni una chancleta, ni tan suave que da lástima.

Tiene un ligero crocante, el gusto del paso por el fuego una condimentación que hace que no se pierda el gusto del pescado y todo esto se sirve sobre una cama de papas enteras y una salsa española con notas de pimentón de la Vera dulce, ajo rostizado, comino y estragón.

Se acompaña además de unos bastones de camote que son una excelente alternativa a las papas fritas.

Si prefieren el pescado, entonces pueden pedir el plato de Fish and Chips, ese clásico inglés que elaboran con una generosa porción de róbalo rebosado harinas libres de gluten, cerveza espumada y se acompaña con gajos de papas fritas. Eso con una birra es la gloria.

Otra posibilidad del mar son los tacos de camarón. En tortillas de harina se mezclan unos camarones perfectamente empanizados, que se combinan con aguacate, tomate cherry, cebolla y culantro, más un aderezo de la casa y por supuesto, con papas para acompañar.

De tierra firme

Dicen que todo entra por la vista, pues cuando yo vi el Nippon Chicken Tenders me enamoré de esa linda presentación. Unas piezas de pechuga de pollo cubiertas por una salsa color caramelo, rociada con semillas de sésamo y con bastones de camote.

De ahí en adelante solo podrían ir mejor las cosas. Carlos se inspiró en la muy conocida salsa teriyaki, luego de eso empezó a darle su toque mágico. Por eso no es de extrañar la aparición de ingredientes como tapa de dulce, leche de coco y jengibre, el resto no los podemos compartir porque solo lo saben 2 personas en la Tierra.

Y bueno, como soy un fan de la carne de res, tengo que decir que ahí hay una que no habría esperado y que demuestra lo versátil de la comida de estos jóvenes cocineros.

Es un plato de 220 gramos punta de solomo también conocida como picaña de calidad  USDA Choise. Tiene un marmoleo que hace que al llevarse a la parrilla su grasa aporte un sabor bueno en cada bocado.

Se acompaña de papas mini, un huevo frito tierno y se me olvidaba, la carne lleva un chimichurri a base de aceite de oliva extra virgen y vinagre de vino tinto.

Estoy seguro que en este punto ya están tan antojados como yo por ir a probarlo.

Ellos abren martes y miércoles de 12 M a 10 pm, de jueves a sábado hasta medianoche y domingos hasta las 9 pm.

Los pueden encontrar en Instagram como @elcallejoncr

 

 

 

Facebook Comments Box