Una era de Food Trucks de tres ruedas está por iniciar

Autor: 
Melvin Molina

Hablar de Food Trucks en Costa Rica es algo ya bien posicionado, muchos saben bien su concepto y hay marcas que en menos de una década ya lograron posicionarse.

Este tipo de negocios me encantan, cuando sus creadores se mantienen fieles a los conceptos de Street Food, porque llevan hasta donde uno está productos que no se consiguen fácilmente.

Los Food Trucks son una alternativa para los que tienen un restaurante y quieren expandirse o bien para chefs que quieren su propio restaurante pero no tienen el dinero para abrir uno en un local comercial. 

La barrera para la gran mayoría es la alta inversión que implica hacerse de un Food Truck. Tengo un buen amigo chef que compró un camión nuevo y entre el valor de compra y adaptarlo para que sea una cocina móvil invirtió muchos millones de colones que espera recuperar algún día no muy lejano.

Justamente por esas barreras es que me llamó poderosamente la atención la propuesta que Moto Flix, en Heredia, mostró la semana anterior. Ellos se convirtieron en distribuidores de fábrica de la marca de motos Piaggio en su modalidad de vehículos de trabajo.

Y justamente una de sus motos de 3 rueda está pensada para que se transforme en un negocio móvil de gastronomía, un mini Food Truck. Suena loco pensar que en una moto se puede hacer, pero los que asistimos al evento lo comprobamos con los primeros dos vehículos que ya vendieron para tales fines.

Los de Piaggio tienen años de estar ofreciendo estas alternativas, de hecho uno en su página web tienen montones de diseños ya transformados en Food Trucks, lo que le da a uno la idea de lo versátiles que son.

Como podía sonar a puro discurso de ventas, invité a un amigo chef y copropietario de un Food Truck de los tradicionales y quedó encantado.

De inmediato empezó a verle el potencial, me dijo que el costo de inversión inicial le parece razonable ($6.100 solo el Ape), que un vehículo que con 600 colones se mueve unos 35 kilómetros y que paga menos de ¢100.000 de marchamo es algo a lo que vale la pena hacerle números.

Estoy seguro que de la misma forma en que mi amigo chef le vio potencial, conforme muchos otros chefs, cocineros, o empresarios de los alimentos y las bebidas lo vean encontrarán ese mismo potencial.

Por eso me atrevo a decir que estamos a las puertas de una era de Streed Food en tres ruedas.

Esa noche hablé con Yeremy Marín, visionario detrás de la importación de los Ape y me estuvo mostrando con ejemplos todo lo que se puede hacer en una moto de estas.

“En el Ape todo se transforma para convertirse en oferta de calidad y diferente del resto. El Ape ofrece un mundo en movimiento, satisfacción a la vista y al paladar”, comentó Yeremy.

No pretendo ser profeta, pero es que el negocio se está cayendo y tanto es así que El Sartén Caliente está analizando incursionar en su propio negocio de comida sobre ruedas.

Si quieren ir a ver lo que les cuento les cuento que Moto Flix está en Lagunilla de Heredia, en el Centro Comercial La Quinta, junto a Jardines del Recuerdo. Abre toda la semana y los pueden llamar al 4700-8457. 

 

 

 

Facebook Comments Box