Cuando el tamaño sí importa...hamburguesas

Autor: 
Melvin Molina

Hay distintos momentos en la vida cuando el tamaño sí importa. Cuando a uno le van a poner una inyección, cuando un machista piensa que su virilidad se mide en centímetros o pulgadas, cuando a uno le toca subir un mueble a un segundo piso por unas escaleras o cuando uno es un barril sin fondo y tiene mucha hambre.

 

Yo entro en la última categoría, suelo querer comer mucho y por eso cuando me encuentro un lugar un reto donde uno tiene que comerse una montaña de comida suelo sucumbir, es que no tengo remedio soy un comelón feliz.

Bueno, pues justo eso es lo que me pasó recientemente, salí con mi esposa y uno de nuestros pocos pero excepcionales amigos a comer. Llegamos a Agave, allá por el oeste de la Sabana. Antes ahí existía un restaurante de comida mexicana, pero ahora cambió y tiene distintos tipos de comida.

Mientras veía el menú mi esposa me recomendó el reto de la Mole Moli, de qué trataba. Ojo: El retador asume el duro trabajo de comerse una mega hiper gran hamburguesa hecha con dos tortas de carne, pepinillos, queso, jamón, huevo frito, lechuga, tomate, cebolla (que desde luego yo le quité) papas trituradas tostadas, papas fritas y una gaseosa o una cerveza de 355 mL.

Ahora, si el valiente o la valiente lo hace en menos de 5 minutos es gratis (cuesta ¢8.900), y si lo hace entre 5 y 7 minutos paga la mitad (¢4.450).

Bueno, aunque no me hacía mucha gracia eso del huevo, asumí el reto y yo con valentía, con entusiasmo, con esmero lo logré una vez más: No gané ni pío.

Terminé como en 12 minutos, pero lo cierto es que la pasamos muy bien, fue divertida la anécdota y hasta me da para compartirles este post.

Ahora vamos a hacer referencia a la famosa hamburguesa. En la foto se ve que es hecha con un pan negro, pero a la mesa llegó uno normal. Dice quien nos atendió que a la gente no le encantaba que fuese negro y lo tuvieron que cambiar.

Segundo, para mi gusto, el jamón usado no es de la mejor calidad, para mí todo eso suma y finalmente, la torta era una mezcla de res y cerdo. No hay nada malo con eso, muchos lugares lo hacen con la diferencia que uno lo sabe antes de consumirla.

Ahora bien, resalto el tamaño, esa Mole Moli puede impresionar a la gran mayoría de come hamburguesas. Es un impacto visual y además llega con buena cantidad de papas fritas.

La carne estaba bien cocida, lo que es importante cuando se trata de tortas de hamburguesas, el queso era tanto que se derretía y salía por todo lado, el huevo (que ya saben no es mi favorito en una hamburguesa) estaba muy cocido, el jamón parecía Edgar Silva en las producciones de canal 7 hace una década, salía por todo lado y el resultado era agradable.

Entre tanto ingrediente lo que no logré distinguir fue el aderezo, ya sea mayonesa salsa de tomate o algún otro.

El resultado final, si tuviera que calificarla le daría 7 sartencitos de 10 posibles. Que si la volvería a pedir, si claro, pero entendiendo que ahí juega más la calidad que la cantidad.

 

Ahora bien, les quiero pasar tips para luchar con una mole de este tipo.

  1. Olvídense de los buenos modales, se van a chorrear las manos, la barbilla y es posible que los jugos les lleguen hasta los codos. Solo disfruten.
  2. Es buena idea partirla en dos o cuatro partes, si intentan darle un solo mordisco es posible que los ingredientes terminen en toda la mesa o hasta en el suelo.
  3. No coman nada las 24 horas previas
  4. No dejen que nadie les hable mientras comen o al menos ignórenlo para no perder tiempo
  5. Siempre es bueno cargar con un poco de pepto bismol, solo por precaución

Si quieren asumir el reto o simplemente ir a probarla, Agave restaurante queda en Sabana Sur 200, metros oeste del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, sobre carretera Los Anonos.

 

Otra opción

El Porco en barrio Escalante tiene una de las más deliciosas hambuguesas gigantes nivel samuraí que he probado, se llama la Innombrable y es tan innombrable que no aparece en el menú, es solo para conocedores.

Usted la pide y ellos la preparan, se trata de una enorme ricura cuya primera impresión es una mezcla entre susto, lujuria gastronómica y duda de la capacidad de mi estómago.

Imaginen la escena: dos sólidos trozos de pan de hamburguesa artesanal con avena, pulled pork (hombro de cerdo) ahumado durante ocho horas y reposado dos horas más (250 gramos en total), queso cheddar, una torta de carne angus certificada (100% Certified Angus Beef®) rellena con queso mozzarella (300 gramos en total), brisket o pecho de res ahumado durante 18 horas y tres horas de reposo (150 gramos en total), luego esa mezcla de jugosas carnes las bañan en queso raclette y la coronan con tomate, lechuga, salsa de la casa.

Hamburguesa La Innombrable de El Porco

  • Pan de trigo y avena artesanal

  • 250 gramos de pulled pork

  • 300 gramos de torta angus rellena de queso mozzarella

  • 150 gramos de brisket de res

  • Queso cheddar

  • Queso raclette

  • Lechuga

  • Tomate

  • Cebolla (yo paso)

  • Dirección: Barrio Escalante, 100 metros al este de Fresh Market.

  • Horario: Martes y miércoles de 11:30 a. m. a 4 p. m., y de 6 p. m. a 10 p. m. Jueves, viernes y sábado de 11:30 a. m. a 11 p. m. y domingos de 1 p. m. a 4 pm, lunes cerrado.

  • Teléfono: 2234-6884.

 

Facebook Comments Box