Dónde no darle una oportunidad a un Rice and Beans en Santa Ana

Autor: 
Melvin Molina melvin@elsartencaliente.com

Tal vez usted estaba navegando en redes sociales o en Google buscando información y llegó a este blog, pero, al leer lo que escribí terminó decepcionado porque buscaba algo más al estilo de Mikel López o de Escargot.

Acto seguido abandonó la lectura y es hasta posible que le pudiera comentar a gente cercana que El Sartén Caliente no merece la pena. Y sabe qué si fuera así: Que yo se lo respeto porque todas las opiniones son válidas y desde luego para gustos los colores.

¿Por qué toda esta perorata? Porque justo yo, periodista, bloguero, pero ante todo comelón hoy vengo a contarles de un lugar al que por experiencia propia considero que no deberían darle una oportunidad si están en busca de un rico Rice and Beans.

Les hablo de Ackee, en el centro comercial Santa Ana Town Center. Fui esta semana luego de que buscar distintas opciones para escribir esta entrada semanal en el blog.

Lo primero que mencionar es que este restaurante, que lleva tan lindo nombre como el de esa fruta tan común en el Caribe también llamada seso vegetal, es parte de este nuevo concepto de los centros comerciales llamados mercado gastronómico. Algo así como un Food Court más cool sin restaurantes de mega cadenas de comidas rápidas.

El concepto es el mismo: Usted tiene muchas opciones, ordena en la barra y pasados unos minutos recoge la comida en la barra y la disfruta en una de las zonas comunes,

De Ackee me llamó positivamente que el Rice and Beans, su plato estrella, se puede ordenar en tres tamaños y con una amplia variedad de acompañamientos en el campo de las proteínas: Pollo, res, pescados, mariscos y cerdo.

También me gustó que uno pueda pedir que la porción de esa mezcla de arroz con frijoles al estilo caribeño sea pequeña, mediana o grande, porque así cada quien se mide según su nivel de antojo. 

La hora de la verdad

Cuando me entregaron el plato de Rice and Beans con pollo se veía muy prometedor, enorme, generoso en ingredientes y con una abundante salsa que siempre es una delicia.

Además de lo que todos esperamos, este incluía una ensalada de repollo, yuca, patacones y algo bien dulce que no supe exactamente si eran plátanos o algún otro producto.

Con el primer bocado iniciaron mis dudas. Algo faltaba en ese Rice and Beans, tal vez era que la salsa apocaba el sabor, tal vez tenía que probar más. Un par más y lo confirmé, ese no era un platillo del que me enamoraría, al menos no el de este lugar.

Lo primero que me desencantó es que no se le sentía el sabor tan propio del chile panameño, tan propio y obligatorio de la comida de nuestra hermosa provincia de Limón. No estoy diciendo que no le pusieron, solo que no se le sentía en lo más mínimo.

Eso es importante, porque es algo muy característico del platillo. También me hizo falta como ese ligero sabor que le da la leche de coco. Como que a ratitos aparecía, pero solo a ratitos.

El pollo estaba perfectamente bien cocido, pero, su salsa pecaba (según nuestro juicio) de la misma carencia de ese sabor de esa sazón más auténticamente caribeño.

Qué lástima, porque en verdad que soy fan del platillo y tenía altas expectativas. De sus guarniciones, los patacones me parece que no estaban en su punto, estaban como suavezones no crocantes, ricos.

Por curiosidad ingresé a la sección de comentarios de Facebook de este restaurante y la verdad es que la mayoría, como 4 de cada 5 comentarios, eran bastante positivos para este restaurante y su gastronomía.

Eso me lleva a insistir en que lo mío es una opinión más, y no una verdad absoluta. 

Pero, si en algo valoran mi opinión, experiencia de más de 8 años como periodista de temas gastronómicos, como comelón y visitante frecuente de Limón, les aseguro que este Rice and Beans no merece la pena.

El lugar tiene otras opciones caribeñas, como sopas. De esas podría probar en otro momento y les cuento, lo mismo que sus ceviches. 

Tenía que aprovechar

Como era una salida colectiva, les cuento que mi esposa pidió esa noche en el restaurante 3 Croquetas (dentro del mismo mercado gastronómico) un bread bowl. Un tazón hecho de pan, esto permite que su interior se pueda rellenar de lo que usted guste.

Lo usual es que se rellene de alguna crema o alguna proteína en salsa. El que probé era relleno de trozo de lomo delmónico y hongos en una salsa de hongos que unificaba bien los sabores.

Lo rico, para mi, es que este bowl tiene tanto la función de almacenar esa delicia como de ser comestible, y usted le puede ir quitando pedazos o trozos, e irlos mojando en la salsa y disfrutando.

Creo que en una próxima visita podría pedir ese plato para comerlo completo porque lo poco que probé ayer me dejó muy buena impresión.


 

 

Facebook Comments Box